Joven se salvó de morir de milagro en accidente — Pasamayo

Pasamayo

Pasamayo

Un milagro en medio de una tragedia. El joven Máximo Jiménez Vilcayaure (24) logró escapar de la muerte gracias a una rápida reacción en el momento que el bus de la empresa San Martín de Porres caía por un abismo del serpentín Pasamayo tras ser impactado por un tráiler.

"Él refiere que al ver que el ómnibus se precipitaba, él se ha tirado y ha caído al piso antes de que el ómnibus se desbarranque al precipicio".

Según declaró a la prensa Víctor Virú, director del hospital de Chancay, Máximo Jiménez Vilcayauri, narró que se lanzó por la ventana del vehículo al advertir que este se había salido de la ruta y que se iba directamente al precipicio.

Los familiares señalaron que nadie auxilió a Jiménez por lo que él mismo se trasladó al hospital de Chancay para ser atendido.

Además de su fractura, el pasajero registra lesiones leves, pero está completamente estable, a diferencia de los otros cinco sobrevivientes que están policontusos.

El accidente se produjo en la carretera Panamericana Norte, a unos 45 kilómetros de Lima, en una zona conocida como "La curva del diablo" del serpentín de Pasamayo, que recorre un acantilado sobre el océano Pacífico.

Los equipos de rescate reiniciaron hoy las operaciones de búsqueda y recuperación de las víctimas del accidente, después de que la subida de la marea obligara a suspenderlas al anochecer del martes.

Los Bomberos y la Policía Nacional confirmaron que 48 personas fallecieron durante el accidente ocurrido en el Pasamayo, a la altura de la 'Curva del diablo'.