Contaminación afecta el cerebro de millones de niños, advierte Unicef

La contaminación del aire es peligrosa para el cerebro del beb

La contaminación del aire es peligrosa para el cerebro del beb

Casi 17 millones de bebés en el mundo viven en zonas de alta contaminación en donde deben respirar aire tóxico que podría causarles daños relacionados con el desarrollo cerebral, según un informe del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) divulgado en Nueva York.

Asimismo, un gran número de estos niños residen en suburbios urbanos y sufren otras amenazas ambientales como la falta de agua potable y saneamiento y el riesgo de contraer enfermedades infecciosas.

Los contaminantes no solo dañan los pulmones en desarrollo de los bebés, pueden dañar permanentemente sus cerebros y por lo tanto, su futuro, subrayó el director ejecutivo de Unicef, Anthony Lake.

En extremo Oriente y la región del Pacífico viven unos 4,3 millones de bebés en estas condiciones.

Las partículas finas de la contaminación urbana pueden dañar la barrera hematoencefálica (BHE), la membrana que protege el cerebro de sustancias tóxicas, y acentuar los riesgos de enfermedades de Parkinson y Alzheimer entre los ancianos.

Por ello, Unicef llamó a invertir en energías renovables, mejorar el acceso al transporte público, facilitar que los niños viajen a horas del día con menos polución en el aire y a robustecer la salud de los bebés en general para que tengan más resistencia a la contaminación.