IMSS aplicó quimioterapia a un niño sin diagnóstico certero

Redes | PIXABAY

Redes | PIXABAY

Un niño recibió quimioterapia en el Instituto Mexicano del Seguro Social sin que hubiera un diagnóstico certero de leucemia y murió.

Sobre la Recomendación 49/2017 se relaciona con los casos de atención médica brindados en el Hospital General de Zona No. 194, en la Delegación Estado de México Poniente y en el Hospital General de Zona "Troncoso" 2A, en la Delegación Sur de la Ciudad de México; fueron investigados por parte del Instituto, informando oportunamente a la CNDH la disposición de llevar a cabo una reparación del daño integral a los afectados, conforme a los estándares nacionales e internacionales en materia de derechos humanos.

La CNDH recomendó al titular del IMSS reparar los daños a las madres y padres de los menores de edad que fallecieron, que incluyan indemnización, atención médica y psicológica, y se envíen a la comisión nacional las constancias que acrediten su cumplimiento.

"Si la responsabilidad administrativa prescribió, se deberá anexar al expediente de cada persona señalada como responsable copia de la determinación que emita el Órgano Interno de Control en el IMSS, así como de la recomendación respectiva", detalló la CNDH.

El 25 de febrero de 2012 una mujer se presentó en el servicio de urgencias del Hospital General Zona 36 y les dijo a los médicos que su hijo tenía fiebre, gripe y dolores musculares.

Al menor se le realizaron estudios paraclínicos, los cuales arrojaron que presentaba anemia y disminución de plaquetas, motivo por el cual necesitaba ser valorado por el servicio de Hematología.

"Con el resultado de su apreciación visual, y sin contar aún con estudios de laboratorio confirmatorios, determinó que el paciente cursaba con Leucemia Linfoblástica Aguda L2, por lo que inició tratamiento de quimioterapia".

Después le solicitaron una "aspiración de médula ósea" y el 3 de marzo del mismo año dieron de alta al pequeño, sin corroborar los resultados de los estudios de laboratorio posteriores a la quimioterapia y sin prever los efectos secundarios, tres días después recayó.

El organismo indicó que antes de establecer el tratamiento oncológico, un médico tenía que confirmar el diagnóstico con análisis complementarios, o en su defecto canalizarlo a otra unidad médica con más capacidad resolutiva para otorgar medicación de mantenimiento y regularizar las condiciones hematológicas, cosa que no sucedió, por ello, al no existir diagnóstico certero, se incurrió en negligencia médica.