Diputadas que gritaron ¡ehhh put…! a legislador integran comisiones de derechos humanos

Revisará San Lázaro conducta homofóbica de diputadas del PRI

Revisará San Lázaro conducta homofóbica de diputadas del PRI

Fue al inicio de la sesión de este martes, cuando la coordinadora de Morena en la Cámara de Diputados, Rocío Nahle García, pidió que se asentara en el acta de la sesión anterior su participación cuando ofreció disculpas por las expresiones que utilizó en tribuna el diputado de su bancada, Ariel Juárez, en contra del líder de la fracción priista, César Camacho Quiroz.

"El PRI no agravió".

"Eso no fue cierto, lo que las compañeras gritaron fue bruto. Eso nos parece que no constituye ningún agravio".

En una nota que publica el diario el Universal se indica que un reportero le preguntó a César Camacho si no le parecía un agravio calificar de puto a un diputado.

También la ex secretaria general del PRI y secretaria de la Comisión de Igualdad de Género, Carolina Monroy del Mazo, justificó la agresión verbal al diputado con el señalamiento de que en Morena hay legisladores que no están preparados intelectualmente y señaló que el propio Ariel Juárez, quien ha sido parte del comité ejecutivo del Stunam, no debería ser integrante de la Cámara.

"A juicio nuestro no implica ningún agravio. Las diputadas consideraron que era una manera de reaccionar frente esta actitud nada viril y por el contrario ofensiva y provocadora de quien estaba haciendo uso de la palabra".

"Mientras la dirigencia del Partido Revolucionario Institucional (PRI), en Quintana Roo, exigía a la edil panista de Cozumel, Perla Tun Pech, disculpas e incluso su renuncia, luego de que se difundió un audio en el que queda claro el trato déspota y soberbio en contra del regidor del PRI, José Luis Chacón, a quien le gritaba "¡Lárgate!", una de las diputadas federales del tricolor, Arlet Mólgora Glover, vociferaba a todo pulmón "¡Eeeeh puto!" a su homólogo de Morena, Ariel Juárez Rodríguez, en pleno recinto legislativo, durante la sesión en la que se discutía el presupuesto de egresos de la Federación.

El Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) tuvo que intervenir y pedir a los diputados que eviten reproducir prejuicios negativos, como los gritos homofóbicos, que estigmatizan a la homosexualidad como cobardía.

" Por eso resulta doblemente gravoso que este grito homofóbico se traslade del estadio al Congreso de la Unión, espacio público por excelencia de un sistema democrático que, por tanto, está llamado a guardar la máxima aspiración incluyente".