Grupo de 15.000 científicos lanzan segunda advertencia a la humanidad

Grupo de 15.000 científicos lanzan segunda advertencia a la humanidad

Grupo de 15.000 científicos lanzan segunda advertencia a la humanidad

Y hoy, 25 años después, lo hacen otra vez. Lo peor es que todo indica que el impacto negativo que causamos seguirá aumentando, así por lo menos lo advierte un artículo firmado por más de quince mil científicos titulado: "Advertencia de científicos del mundo a la humanidad: segundo aviso". En la misma fecha en 1992, más de 1.700 investigadores de la Unión de Científicos Preocupados, una organización estadounidense sin fines de lucro, lanzaron la primera "Advertencia a la humanidad de los científicos del mundo".

Por ello los científicos sugieren trece áreas en las que actuar para revertir esas tendencias negativas, y sugieren que puede ser necesaria una corriente de presión pública para convencer a los líderes políticos para que adopten las medidas correctivas apropiadas.

Desde entonces, salvo en la estabilización de la capa de ozono, la humanidad no ha avanzado mucho, escribe el ecologista y autor principal de la investigación, William Ripple, de la Oregon State University (Estados Unidos).

Crear más reservas terrestres y marinas; fortalecer la aplicación de las leyes contra la caza furtiva y las restricciones al comercio de especies silvestres; ampliar los programas de planificación familiar y de educación para las mujeres; promover un cambio de dieta basada en las plantas y la adopción "generalizada" de energías renovables y tecnologías "verdes" son algunas de sus propuestas. Están reconociendo las señales obvias de que estamos yendo por un camino insostenible. Por otro lado, el uso de fertilizantes y petróleo ha incrementado el número de las zonas muertas por ausencia de oxígeno en los océanos en torno a un 75 por ciento. También destaca que las emisiones de dióxido de carbono, responsables del cambio climático, han aumentado un 62% a nivel mundial, y que la media anual de temperaturas mundiales en la superficie se ha incrementado en un 168 % en estos 25 años. Ésta se ha resentido especialmente: desde 1992, el número de mamíferos, reptiles, anfibios, aves y peces ha disminuido un 29 por ciento. Con todo, según Ripple, hay algunos avances: muchos países han renunciado a los productos químicos que dañan la capa de ozono, las energías renovables están creciendo y en las regiones en las que se invierte en la formación de niñas y mujeres disminuyen las tasas de nacimientos.