Trump desafió a Corea del Norte con un exabrupto en Twitter

Peso avanza por débiles datos en Estados Unidos

Peso avanza por débiles datos en Estados Unidos

El pasado martes, Trump aseguró que si Corea del Norte seguía con sus provocaciones y amenazas se enfrentaría a "fuego y furia como no se ha visto nunca antes".

Trump expresó que quizás su comentario anterior sobre la posibilidad de desatar "fuego y furia" sobre los norcoreanos no fue suficiente.

El régimen norcoreano, que sueña con fabricar un ICBM capaz de llevar una cabeza nuclear hasta el suelo estadounidense, ha hecho cinco ensayos nucleares, tres de ellos después de la llegada al poder de Kim Jong-Un en diciembre de 2011.

"Si hubiese una guerra prolongada en esa zona como resultado de la agresión de Corea del Norte, los británicos se sentirían obligados a apoyar" a Estados Unidos, dijo el experto militar Trevor Taylor.

Horas antes Corea del Norte había anunciado un detallado plan para lanzar una salva de misiles balísticos hacia Guam, un territorio estadounidense en el Pacífico que sirve de centro militar y base para bombarderos.

SEÚL, Corea del Sur.

"El Consejo de Seguridad Nacional (NSC, según sus siglas en inglés) instó al Norte a suspender inmediatamente todas las actividades que puedan incrementar la tensión en la Península Coreana", reveló el portavoz de la oficina presidencial surcoreana, Park Soo-hyun.

Cuatro misiles Hwasong-12 de rango medio-largo sobrevolarán "las prefecturas japonesas de Shimane, Hiroshima y Kochi (occidente del archipiélago nipón) y recorrerán 3.356,7 kilómetros durante 1.065 segundos (casi 18 minutos) antes de golpear las aguas a unos 30 o 40 kilómetros de Guam", describe el comunicado.

"El comité (pernamente del NSC) decidió iniciar actividades diplomáticas para ayudar a aliviar la tensión, mientras mantiene abierta la puerta al diálogo con Corea del Norte", añadió.

No obstante, la aversión al riesgo sigue latente, ya que el intercambio de amenazas entre Estados Unidos y Corea del Norte sigue activo y en escalada.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró ayer que no ha pensado en destituir al fiscal especial que dirige la investigación sobre la supuesta injerencia rusa en las elecciones de 2016.