Un nuevo caso de gatillo fácil en Barracas: justicia por Cristian Toledo

El joven Cristian Toledo de 22 años fue asesinado por un bombero de la Policía de la Ciudad

El joven Cristian Toledo de 22 años fue asesinado por un bombero de la Policía de la Ciudad

El viernes salió a bailar con dos amigos del barrio y ya habían pasado más de las 7 del sábado cuando pegaron la vuelta.

Tras el hallazgo, los efectivos aprehendieron a los dos jóvenes que acompañaban al joven en el vehículo y al efectivo de Bomberos que realizó los disparos, quienes quedaron a disposición del Juzgado Criminal y Correccional 11, a cargo de Pablo Raúl Ormaechea. Una de las balas impactó sobre Cristian Toledo, quien falleció en el lugar.

Un joven de la villa 21-24, reconocido como Cristian Toledo, perdió la vida producto del disparo de un policía de la ciudad de Buenos Aires, en el barrio porteño de Barracas. Iban rumbo a sus casa en la villa 21-24, ubicada a unas diez cuadras de allí.

De acuerdo a la versión del bombero, de 45 años y cuya identidad no fue informada, en la mencionada esquina el conductor del Alfa Romeo descendió del auto y, con un trozo de piedra, comenzó a golpearle el vidrio de la puerta delantera izquierda de su Renault Logan gris, en el cual él se encontraba.

Ante la situación y creyendo que se trataba de un intento de robo, el hombre le hizo saber al agresor su condición de oficial de Bomberos de la Policía de la Ciudad, tras lo cual Toledo Medina se subió al vehículo con los otros jóvenes y comenzó a conducir hacia el sur, camino a la avenida Iriarte, dijeron las fuentes. El bombero comenzó a dispararle al Alfa Romeo mientras escapaba hasta que éste chocó en la ochava de la esquina de Velez Sarsfield y Santo Domingo.

Tanto Gavilán como Nadalich seguirán imputados por "tentativa de robo" al oficial Adrián Otero quien continúa detenido y será indagado este lunes por el homicidio de Cristian. Cuando llegaron los efectivos de la Comisaría 30, Toledo Medina estaba muerto dentro del vehículo. Según le dijo a Télam Luciano Ortíz Almonacid, abogado de la familia de la víctima, el efectivo de seguridad pudo haber provocado "más muertos ya que protagonizó una cacería al efectuar ocho disparos por una avenida concurrida". "Con las cámaras de seguridad se podrá determinar si hubo una discusión de tránsito o si fue otro el motivo del ataque", aseguró el letrado.