Periodistas "clausuran" Fiscalía a dos meses del homicidio de Javier Valdez

CULIACÁN SIN

CULIACÁN SIN

"Su familia, nuestros hijos esperamos respuestas, respuestas que vemos que no llegan", exclamó Griselda Triana, Viuda Javier Valdez.

Hasta ahorita no tenemos elementos ningún elemento que nos permita pensar que esto se va aclarar, por el contrario.

El pasado 15 de mayo Javier Valdez Cárdenas fue asesinado por desconocidos a una cuadra del periódico donde laboraba en Culiacán, Sinaloa.

Sicairos denunció que ni familiares ni los compañeros del semanario Ríodoce han podido acceder a los avances de la investigación del asesinato de Valdez.

Las autoridades "solo dan evasivas, ningún avance, lo que estamos viendo es que ellos solo quieren ganar tiempo y dejar esto impune".

Un grupo de activistas y comunicadores de Culiacán ayunaron por 12 horas en protesta por los nulos resultados de la Procuraduría General de la República (PGR) y la Fiscalía estatal para resolver el homicidio del periodista ocurrido el 15 de mayo.

Javier Valdez fue colaborador de la agencia de noticias AFP durante más de una década, y también fue fundador del semanario Ríodoce.

En un homenaje realizado en la Ciudad de México, convocado por las organizaaciones Comité para la Protección de Periodistas (CPJ por sus siglas en inglés) y Reporteros Sin Fronteras, Triana dijo que a dos meses, no hay respuesta de las autoridades.

Con rostro entristecido, consideró que al periodista sinaloense lo mató el crimen organizado, la soledad del periodismo, la falta de apoyo de una prensa digna de Sinaloa, el olvido en que los medios de comunicación tienen a sus corresponsales y el Estado que forma parte de la mafia.

Desde 2000, más de 100 periodistas han sido asesinados en el país, 11 de ellos ultimados en 2016, una cifra récord.

Encabezados por integrantes del Colectivo Periodistas por la Paz y Libertad de Expresión, otros periodistas del puerto, integrantes de ExCeuas y del Frente Amplio Mazatleco se dieron a la tarea de pegar los carteles como un acto simbólico con el que se reclama que el asesinato del escritor y periodista Javier Valdez sigue impune.