Férreo control en funeral de Nobel de la Paz chino

Cremaron y arrojaron al mar los restos del opositor chino y Nobel de la Paz Liu Xiaobo

Cremaron y arrojaron al mar los restos del opositor chino y Nobel de la Paz Liu Xiaobo

El premio Nobel de la Paz chino, Liu Xiaobo, fue incinerado este sábado en una ceremonia "privada", según informaron las autoridades, mientras gobiernos occidentales y simpatizantes están pidiendo a China que ponga en libertad a la esposa del recién fallecido activista político.

La sinceridad de estas palabras no puede verificarse, pues las autoridades han ejercido desde el principio el control sobre las informaciones que atañían a Liu y el acceso a su entorno.

Liu Xiaobo estaba descontando una pena a 11 años de prisión impuesta en diciembre de 2009 por "incitar a la subversión de los poderes del Estado" a causa del rol que tuvo en la llamada "Carta 08", el manifiesto que pedía un giro democrático y el fin de la era del Partito Comunista.

En 2010, fue galardonado con el premio Nobel de la Paz.

A finales de mayo, obtuvo liberación condicional y fue hospitalizado por un cáncer que se le había diagnosticado.

En Hong Kong, varios miles de personas marcharon este sábado por la noche, con velas en la mano, para rendir homenaje a Liu.

"Hasta donde yo sé, la señora Liu Xia es libre", afirmó este sábado Zhang Qingyang, responsable de la municipalidad de Shenyang, sin aportar más precisiones.

"Es preferible para ella que no reciba demasiadas solicitaciones exteriores durante este período de duelo".

"En nombre de los miembros de la familia de Liu Xiaobo, quiero extender nuestra sincera gratitud al Partido (PCCh) y gobierno chinos por la atención humanitaria", aseguró Liu Xiaoguang, y añadió que en relación con la situación especial de Liu Xiaobo, el gobierno mostró un "espíritu humanitario".

El profesor Markus M. Buachler, de la Universidad Alemana de Heidelberg, y el profesor Joseph M. Herman, del Centro de Cáncer MD Anderson de Estados Unidos, fueron convocados por el Primer Hospital de la Universidad Médica de China en Shenyang para ayudar en el tratamiento de Liu Xiaobo. "Ella merece vivir el resto de sus días fuera de China (.) en paz y tranquilidad", afirmó. El comité Nobel acusó a Pekín de acarrear con una "pesada responsabilidad" en su deceso.

Las condiciones del fallecimiento de Liu fueron criticadas por varios países que habían pedido a Pekín que pudiera ser tratado en el extranjero.

"China es un país bajo el imperio de la ley".