Donald Trump vuelve a hacer historia, y no de la buena


Donald Trump vuelve a hacer historia, y no de la buena

Donald Trump vuelve a hacer historia, y no de la buena

Donald Trump vuelve a hacer historia, y no de la buena

Todos los sondeos nacionales advierten sobre una caída en la popularidad del flamante presidente estadounidense, quien, sin embargo, ha dicho en varias ocasiones que no está preocupado y recordó, con ironía, que ninguna de las grandes encuestadoras del país pronosticó su victoria electoral el año pasado.

La encuesta difundida por The Wa-shington Post y ABC se llevó a cabo del 10 al 13 de julio, entre una muestra aleatoria nacional de mil un adultos alcanzados en teléfonos celulares y fijos.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, retomó ayer la ofensiva tras regresar de París, mientras un sondeo mostró una fuerte caída de su popularidad, reflejo de la frustración de la población ante su estancada agenda legislativa y otros asuntos.

Un total de 48 puntos dijo que "desaprueba fuertemente" el desempeño del empresario republicano, una marca a la que nunca llegaron los demócratas Bill Clinton y Barack Obama, y a la que solo llegó una vez George W. Bush, durante su segundo gobierno.

Y también 48% de ellos percibe un debilitamiento del liderazgo estadounidense global desde la llegada al poder de Trump, mientras que 27% opina que se ha fortalecido. De esa mayoría, el 48% dijo que "para nada" confía en Trump negociando con el presidente ruso, Vladimir Putin.

Las opiniones sobre la presunta colusión entre la campaña de Trump y Moscú durante las elecciones presidenciales de 2016 -objeto de múltiples investigaciones- se repartieron estrictamente por líneas partidistas.

Cada uno de ellos tenía 59 por ciento de aprobación a su trabajo, según la encuesta de Post-ABC.

Solo 7% de los republicanos dijeron que la campaña de Trump intencionalmente colaboró en los esfuerzos rusos, comparado con 65% de los demócratas.

Un 73% de los encuestados calificó de inapropiado ese encuentro celebrado en la Torre Trump de Nueva York, donde estuvo también el yerno del presidente, Jared Kushner, y el director de la campaña presidencial, Paul Manafort.

En una serie de mensajes en su cuenta Twi- tter, el mandatario acusó de nuevo a la prensa de aplicar un doble rasero en el manejo de la información del escándalo en torno a Hillary Clinton, en contraste con el que ha recibido su hijo Donald Trump Jr.

Surgió el sábado que el comité de campaña de Trump hizo un pago a la firma legal que representaba al hijo mayor del presidente casi dos semanas antes de que se hiciera pública una reunión entre Trump Jr y un abogado ruso que prometiera información comprometedora sobre Hillary Clinton.