Rusia criticó el cambio de rumbo que adoptó Trump con Cuba

"Como lo establece nuestra constitución, jamás negociaremos bajo presión o amenazas", concluyó.

Trump endureció este viernes la política hacia Cuba de su antecesor Barack Obama y entre otras decisiones prohibió hacer negocios con empresas cubanas gestionadas por militares.

"En uso de la ley nacional, el derecho internacional y la tradición latinoamericana, Cuba ha concedido asilo político o refugio a luchadores por los derechos civiles de EU Por supuesto que estas personas no serán retornadas" a ese país, que "carece de base legal, política y moral para reclamarlos", espetó Rodríguez.

"No hay dudas que la historia, la época obligará a un gobierno de los Estados Unidos a levantar el bloqueo y a normalizar las relaciones con Cuba, y nosotros tendremos toda la paciencia, la resistencia, la decisión (.) para esperar a que ese momento llegue", expresó.

Pese a la buena relación que han demostrado tener Trump y su par ruso, Vladimir Putin, Moscú ha estado históricamente en contra del embargo y las sanciones estadounidenses contra Cuba, un aliado del Kremlin desde los años del campo comunista soviético. En tanto, las embajadas seguirán abiertas, continuarán los vuelos comerciales directos y cruceros, y las remesas seguirán fluyendo.

Zajarova también subrayó que el presidente de Cuba, Raúl Castro, previó el carácter pérfido de "las maniobras de Obama, desde el desembarco de los aviones especiales en la isla hasta el intento de darle palmadas en el hombro", y comprendió que se trataba de puro teatro. "Cuba tiene mucho que mostrar y opinar al respecto".

Y aunque reiteró la "voluntad de Cuba de continuar el diálogo respetuoso y la cooperación en temas de interés mutuo y de negociar los asuntos bilaterales pendientes", Rodríguez descartó que esto implique concesiones políticas.

El Kremlin advirtió que las medidas dispuestas hacia Cuba por el presidente estadounidense, Donald Trump, llevan "de regreso a la casi olvidada retórica de la Guerra Fría".

En cuanto a los efectos de la nueva política estadunidense sobre el incipiente sector privado, Rodríguez afirmó: "en Cuba es imposible dañar al sector estatal de la economía sin afectar al sector privado".

"Estamos revisando la orden ejecutiva para entender cualquier impacto potencial en nuestros clientes o nuestro servicio", señaló el comunicado. "American está comprometida con seguir operando su servicio a Cuba".