Revierte Trump acuerdos de Obama con Cuba

El presidente de EE.UU., Donald Trump, anunció ayer la 'cancelación' de la política de Barack Obama hacia Cuba y se mostró dispuesto a negociar 'un acuerdo mejor' con la isla, pero solo si hay avances 'concretos' para la celebración de 'elecciones libres' y la liberación de 'prisioneros políticos'.

La semana pasada, el presidente Donald Trump fue a Miami a cumplir, más que con Cuba, con los electores cubanoestadounidenses del sector más crítico con el castrismo, hombres y mujeres del exilio cubano que le permitieron triunfar en Florida, uno de los estados decisivos en noviembre pasado -el estado del Sol es, junto con Nueva York, el tercero en cantidad de compromisarios: 29-.

Durante una conferencia de prensa hoy en Viena, el canciller cubano, Bruno Rodríguez, acusó a Trump de volver a la retórica de la Guerra Fría al paralizar el acercamiento a Cuba, con lo que -aseguró- perjudicará los intereses, no solo de los cubanos, sino también de los propios estadounidenses.

"Estas medidas marcan un retroceso en las relaciones bilaterales. Asà lo reconocen innumerables voces dentro y fuera de los Estados Unidos, que mayoritariamente están expresando su rotundo rechazo a los cambios anunciados".

Por otra parte, y al margen de que la medida supone un relativo cumplimiento de las promesas de campaña que llevaron al empresario a la presidencia -y un innegable triunfo para los sectores más retrógradas del conservadurismo, tanto como un guiño a los cubano-estadunidenses de línea dura-, es manifiesto que se trata ante todo de una maniobra orquestada para distraer a ciudadanos y medios de las crecientes dificultades que la administración encara en el frente interno, así como de la inocultable carencia de cualquier plan de política económica que permita cumplir el designio de "hacer a 'América' grande otra vez".

"El presidente tiene razón, persisten graves problemas de derechos humanos".

Pero las relaciones diplomáticas se mantienen y los cubanos conservan su derecho de viajar y enviar remesas.

Cuba reiteró su disposición a seguir un diálogo respetuoso y cooperar en temas de interés mutuo con Washington, aunque destacó que las nuevas medidas "provocarán daños humanos y privaciones que afectarán a las familias". En los dos últimos años se ha demostrado que los dos países, como ha expresado reiteradamente el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, General de Ejército Raúl Castro Ruz, pueden cooperar y convivir civilizadamente, respetando las diferencias y promoviendo todo aquello que beneficie a ambas naciones y pueblos, pero no debe esperarse que para ello Cuba realice concesiones inherentes a su soberanía e independencia, ni acepte condicionamientos de ninguna índole.

"Los cambios que sean necesarios en Cuba los decidirá, soberanamente, el pueblo cubano, únicamente el pueblo cubano, como siempre lo ha hecho".

"Asumiremos cualquier riesgo y continuaremos firmes y seguros en la construcción de una nación soberana, independiente, socialista, democrática, próspera y sostenible", recalca el texto de la declaración.