Dos mil bomberos combaten un incendio en Portugal

Los esfuerzos para controlar el incendio continuaron el lunes

Los esfuerzos para controlar el incendio continuaron el lunes

El encargado de operaciones de Protección Civil, Elísio Oliveira, ha asegurado este lunes que la situación todavía es "preocupante" en los distritos de Leiria, Coimbra e Castelo Branco.

Cerca de 900 bomberos y 300 vehículos combatían el fuego que se declaró el sábado en la localidad de Pedrogao Grande, a unos 50 km de Coimbra, en la región de Leira, para extenderse después rápidamente por varios frentes.

Costa llegó a Pedrógão Grande pasada la medianoche, aproximadamente a la misma hora que el presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, quien explicó que las altas temperaturas y el viento estaban dificultando las tareas de extinción.

Portugal quedó indefenso ante un gigantesco incendio forestal que ha cobrado la vida de al menos 62 personas.

"Si fuese necesario, existe el Fondo de Solidaridad Europeo, que permite usar fondos estructurales y la Unión Europea podrá compartir hasta el 95 % de los costes de la reconstrucción", afirmó Katainen a su llegada al aeropuerto de Lisboa, para una visita a Portugal de dos días, informó Efe.

A través del mecanismo comunitario de protección civil, España, Francia e Italia enviaron aviones antiincendios para luchar contra el fuego. Los policías han encontrado un árbol afectado por un rayo, algo que habría contribuido a acrecentar la dimensión del fuego. La desesperación cundió entre los vecinos desde que se desató el incendio en la tarde de este sábado, ya que todos los medios eran insuficientes debido a que las temperaturas de hasta 40 grados y los fuertes vientos hacían que las llamas avanzaran con mucha rapidez.

Al menos 30 personas murieron en esa carretera, que ante la desesperación por escapar de las llamas se metieron de lleno en una ratonera.

El incendio en la región, escasamente poblada y dominada por pinos y eucaliptos, también destruyó decenas de casas. Muchas de las personas afectadas se encuentran en estado de shock. "Esto se parece el fin del mundo", dijo uno a ABC.es, mientras que otro expresó: "Si el infierno existe, nosotros vivimos en él".

Los últimos datos oficiales han actualizado a 62 la cifra de muertos y 62 la de heridos, dos de los cuales permanecen en estado grave.