Critican gobiernos decisión de Trump sobre relaciones con Cuba

El naciente sector privado de la isla sería el más perjudicado

El naciente sector privado de la isla sería el más perjudicado

Nicaragua continuará denunciando el criminal bloqueo de los Estados Unidos contra Cuba, condenado por todos los Países del Mundo; continuará exigiendo su eliminación, así como el cese de la hostilidad y las Políticas agresivas contra un País Hermano, Símbolo, Ejemplo, de Solidaridad y Desarrollo Cultural y Científico en el Mundo.

No obstante, sí se contempla un endurecimiento en las condiciones para que los estadunidenses viajen a la isla y se prohíben las relaciones comerciales con las entidades vinculadas al ejército cubano -una medida dura en tanto Estados Unidos afirma que 60 por ciento de la economía de la isla está relacionada con las fuerzas armadas.

Luego de que el mandatario diera un paso atrás a la política de acercamiento a La Habana, impulsada por su antecesor Barack Obama, el gobierno cubano lamentó las declaraciones de Trump y reiteró su llamado a un "diálogo respetuoso".

El Gobierno cubano guarda de momento silencio ante los cambios en la política, aunque en las redes sociales altos funcionarios cubanos han mostrado su rechazo a la decisión de Trump bajo la etiqueta #Cubaesnuestra; el Ejecutivo de Raúl Castro no ha realizado ningún comunicado.

"El Gobierno de Cuba denuncia las nuevas medidas de endurecimiento del bloqueo, que están destinadas a fracasar como se ha demostrado repetidamente en el pasado, y que no lograrán su propósito de debilitar a la Revolución ni doblegar al pueblo cubano, cuya resistencia a las agresiones de cualquier tipo y origen ha sido probada a lo largo de casi seis décadas", dijo el viernes la Cancillería cubana en un comunicado. Con sus modestos recursos, Cuba ha contribuido también a la mejoría de los derechos humanos en muchos lugares del mundo, a pesar de las limitaciones que le impone su condición de país bloqueado.

En ese sentido, afirmó que en Estados Unidos son frecuentes los abusos y los asesinatos por parte de policías, especialmente contra afrodescendientes, hay restricciones a los derechos de salud y educación, represión de inmigrantes y refugiados y se discrimina la cultura y la religión islámica.

Trump debería saber que la continuidad del proceso de normalización "favorece los interese nacionales de los Estados Unidos, los intereses de los electores norteamericanos, los intereses de los que pagan los impuestos en los Estados Unidos, que sostienen al Gobierno", concluyó el canciller cubano. Cuba no ha renunciado a estos principios ni renunciará jamás.

"No todo lo que Trump hace es equivocado", aseveró Montaner sobre el presidente estadounidense, quien este viernes dio a conocer la nueva política de EE.UU. hacia Cuba.

"Como establece la Constitución de la República de Cuba, jamás negociaremos bajo presión o amenaza", dijo Rodríguez en conferencia de prensa, subrayando que su país tampoco "realizará concesiones inherentes a su soberanía e independencia".