"En ningún momento compré el silencio de nadie" — Michel Temer

Temer ya estaba bajo sospechado de haber recibido coimas de la compañía Odebrecht antes de que fuera presidente, pero gozaba de inmunidad por tratarse de hechos anteriores a que asumiera el cargo.

En las grabaciones, filtradas la víspera por el diario O'Globo y publicadas este jueves por el Supremo Tribunal Federal, Temer mantiene una conversación de unos 35 minutos en la residencia presidencial con Joesley Batista, dueño de la empresa JBS, la mayor productora de carne del mundo.

El expresidente de Brasil Fernando Henrique Cardoso afirmó hoy que Temer carece de argumentos convincentes para defenderse de las acusaciones de corrupción "tendrá el deber moral de facilitar la solución, así sea con la renuncia".

La Bolsa de San Pablo suspendió operaciones tras una caída del 10%.

Por la tarde, una hora antes del cierre, sus pérdidas superaban el 8%, en un contexto marcado también por las turbulencias políticas en Estados Unidos.

"No se me ocurre cómo Temer puede sobrevivir esto", comentó David Fleischer, profesor de ciencias políticas de la Universidad de Brasilia.

Este escenario es el más anhelado por el Partido de los Trabajadores (PT), ya que el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, investigado en la operación Lava Jato, es favorito en las encuestas y no estaría impedido por ningún veredicto para participar de este eventual proceso electoral. El Tribunal Supremo ha decidido esta mañana suspender a Neves en su condición de senador tras las pruebas aportadas por el empresario Batista, y corroboradas por la policía, de los supuestos sobornos entregados al dirigente político. Se trató de conseguir su reacción pero no fue posible.

El presidente brasileño, Michel Temer, aseguró este jueves que no compró el silencio de nadie, en alusión a la grabación que lo comprometía en ese sentido con el exdiputado, hoy preso, Eduardo Cunha, y que, por lo tanto, no iba a renunciar. El empresario le contaba que ya se le había pagado R$ 500.000 (unos US$ 160.000) a emisarios de Cunha y que el trato era mantener esa "semanalidad" a lo largo de 20 años.

El comunicado de la presidencia sí confirmó que Temer se reunió con Batista en marzo.

"No compré el silencio de nadie porque no tengo miedo de la declaración", sostuvo el reemplazante de Dilma Rousseff, añadiendo que no tiene nada que responder a la justicia.

Representantes de la JBS no respondieron a mensajes electrónicos que le envió la AP en busca de reacción.

Globo no difundió las grabaciones ni reveló cómo las obtuvo.