Detienen a 900 pedófilos de la red más grande de porno infantil

Detienen a 870 personas en operación mundial contra pornografía infantil

Detienen a 870 personas en operación mundial contra pornografía infantil

Por su parte, los administradores Michael Fluckiger, de 46 años y David Browning, de 47 años, recibieron 20 años de cárcel.

05 de mayo de 2017, 17:15Washington, 5 may (PL) La captura de 900 personas en diversas partes del mundo resultó el saldo de la investigación internacional sobre una página de pornografía infantil en Internet, informó hoy una fuente oficial de Estados Unidos.

De acuerdo con información que reveló el FBI el creador de la página web, Steven W. Chase, de 58 años y residente de la Florida, fue sentenciado esta semana a 30 años de prisión.

Creada en agosto de 2014 y con funciones para conservar el anonimato, Playpen es considerada la mayor red para compartir contenidos pedófilos y tenía más de 150 mil usuarios.

Asimismo, las autoridades de Estados Unidos han abierto procesos contra 25 productores de pornografía infantil y contra 51 personas que abusaron sexualmente de menores de edad. Sólo en este país fueron identificados y rescatados 55 niños. El sitio ocultaba la localización e identidad de sus usuarios mediante técnicas de encriptación y facilitaba a sus visitantes el acceso a un amplio rango de material pornográfico infantil de diferentes categorías.

Entre los países involucrados, además de Estados Unidos, están Colombia, Croacia, República Checa, Francia, Irlanda, Italia, Eslovaquia, España, Suiza y Reino Unido, según Europol.

El director del Centro Europeo de Cibercrimen de Europol, Steven Wilson, alertó de que los individuos involucrados en este tipo de delitos emplean las formas de encriptación más avanzadas para evitar ser detectados. "Tenemos que equilibrar los derechos de las víctimas con el derecho a la privacidad", advirtió.

Por su parte el comisario para la Unión de la Seguridad de la UE, Julian King, declaró que "se ha asestado un fuerte golpe contra uno de los más atroces delitos, posiblemente el peor de todos".

"Sólo pudimos lograrlo con un gran apoyo de nuestros socios internacionales y oficinas en el terreno", apuntó el agente especial Dan Alfin, encargado del caso. "Continuamos con nuestros esfuerzos".