Venezuela: hay una segunda víctima en las manifestaciones

Maduro amplía milicia a 500 mil civiles armados

Maduro amplía milicia a 500 mil civiles armados

Cuando se acercaba, con las manos en alto, a la barrera con que militares bloqueaban el paso en la avenida Francisco Fajardo, el líder opositor Henrique Capriles recibió una lluvia de gases lacrimógenos.

Las marchas de los adversarios de Maduro fueron disueltas a punta de bombas lacrimógenas y no pudieron llegar a su meta: el centro de Caracas, considerado su bastión por el chavismo, donde el presidente encabezó una manifestación con sus seguidores.

Una joven de 23 años murió el miércoles por un disparo en la cabeza en la ciudad de San Cristóbal (oeste), la segunda víctima mortal en la jornada de manifestaciones opositoras.

La Policía reprimió la marcha apenas se movilizó rumbo a la Defensoría del Pueblo, en el centro de Caracas. En ciudades de los estados de Zulia, Carabobo, Táchira, Mérida y Anzoátegui, también se reportaron disturbios con varios heridos. Varios manifestantes huyeron lanzándose al río Guaire (con aguas negras). Tengo un niño de dos años que mantener y estoy desempleado.

"Y sobre esa base de las acusaciones quiero rechazar en nombre de la Unidad los ataques al presidente de la Asamblea Nacional, diputado Julio Borges, al diputado Richard Blanco, y al diputado Jose Guerra", dijo al hacer alusión a las recientes acusaciones de Maduro sobre estos parlamentarios de que supuestamente participan en planes golpistas. "Acá seguimos mandando", gritó. "Más de 30 encapuchados han sido capturados, terroristas".

Las manifestaciones, que se han extendido por tres semanas, han dejado ocho muertos -tres de ellos la víspera- más de un centenar de heridos y unos 500 detenidos, según estimaciones de la organización humanitaria Foro Penal Venezolano.

El cumplimiento de estos acuerdos mencionados por la oposición fue también demandado por el Vaticano a través de una carta que envió el secretario de Estado de la Santa Sede, Pietro Parolín, a principios de diciembre a las dos partes dialogantes.

Analistas estiman que Maduro, cuyo mandato concluye en enero de 2019, evita a toda costa unas elecciones.

Las protestas generaron preocupación internacional. Once países latinoamericanos pidieron al gobierno garantizar el derecho a manifestarse pacíficamente.

Caracas quedó partida en dos por otra masiva marcha de partidarios del gobierno que cerró con un acto público en el que Maduro advirtió que no retrocederá ante lo que calificó de intento de golpe de Estado.

"Estamos preocupados porque el Gobierno de Maduro está violando su propia Constitución y no está permitiendo que las voces de la oposición sean escuchadas", dijo el jefe de la diplomacia estadounidense preguntado por la prensa en el Departamento de Estado.

"Hemos tenido un día de pueblo en la calle, y cuando el pueblo bolivariano está en la calle hay paz", dijo el mandatario ante una marea vestida de rojo que se congregó en Caracas.

La oposición afirma que Maduro se sostiene en el poder por el apoyo de la cúpula militar, que le ratificó "lealtad incondicional". Según el analista Benigno Alarcón a cambio del poder económico y político que le dio.