Venezolanos en Honduras protestan contra el Gobierno de Nicolás Maduro

Voceros de la Mesa de Unidad Democrática (MUD) insistieron la tarde de este miércoles 19 de abril, en una conferencia de prensa, que ellos no son conspiradores y que el diputado Julio Borges no es culpable de los hechos violentos que ocurrieron durante las protestas contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro.

En diferentes lugares de la capital venezolana también se observaron puntos de fuerte represión contra manifestantes opositores que fueron repelidos con gases lacrimógenos y con perdigones, lo que también se registró en otras ciudades del país como las occidentales Maracaibo y San Cristóbal.

Cientos de personas se han manifestado contra el gobierno chavista en los últimos días en varias ciudades de Europa y América, como este miércoles en Madrid.

Al menos una persona perdió la vida: un joven de 17 años que no estaba participando en las manifestaciones murió luego de recibir un disparo en la cabeza.

El secretario estadounidense de Estado, Rex Tillerson, aseguró este miércoles que la Casa Blanca sigue "de cerca" y con "preocupación" la situación en Venezuela, donde partidarios y opositores al gobierno realizan masivas manifestaciones callejeras en un ambiente de tensión.

También anunció que multiplicaría la cantidad de milicias afines al gobierno y les proporcionaría fusiles, y organizó manifestaciones paralelas en apoyo al gobierno para contrarrestar la protesta de la oposición.

Por su parte la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) llamó al gobierno de Venezuela a cumplir con sus obligaciones internacionales y facilitar manifestaciones y protestas con garantías para la vida e integridad de los manifestantes. En su cuenta oficial de Twitter, el presidente argentino Mauricio Macri lamentó profundamente las muertes en Venezuela y reiteró la exhortación de los países de la región a que se convoquen elecciones en ese país. Maduro dijo estar "desmantelando el golpe de Estado terrorista", al precisar que fueron capturados más de "30 encapuchados".

El jefe legislativo Julio Borges pidió entonces a los militares ser "leales" sólo a la Constitución, tras lo que Maduro lo acusó de liderar el "llamado golpista" y lo amenazó con procesarlo judicialmente.

"Venezuela dará la batalla frente a este grupo minoritario de gobiernos que pretenden promover una vergonzosa intervención, con la OEA", dijo la canciller Delcy Rodríguez.

Al respecto, el dirigente y excandidato presidencial Henrique Capriles dijo la noche del martes que la oposición responderá marchando pacíficamente para enfrentar el "autogolpe" que dio Maduro a fines de marzo luego de dos sentencias en las que el Tribunal Supremo de Justicia asumió los poderes de la Asamblea Nacional y limitó la inmunidad de los legisladores.

La propia fiscal Ortega, cercana al chavismo, lo consideró una "ruptura del hilo constitucional".

La coalición opositora convocó a sus seguidores a una "gran toma" de Caracas desde 26 puntos de la capital que confluirán en la sede de la Defensoría del Pueblo, a la que han tratado de marchar en al menos cinco oportunidades este mes pero han sido bloqueados por los cuerpos de seguridad.

Analistas estiman que Maduro, cuyo mandato concluye en enero de 2019, evita a toda costa unas elecciones.