Fiscal pidió que se envíe a juicio oral a exfuncionario kirchnerista — Efedrina

Piden juicio por tráfico ilegal de efedrina

Piden juicio por tráfico ilegal de efedrina

El primero trabajaba en el área de ceremonia del PAMI, mientras que el segundo era el secretario privado y hombre de confianza de Granero, durante su paso por el organismo.

El fiscal federal Juan Pedro Zoni, que investiga el caso, le pidió a la magistrada que vayan a juicio el exjefe K del organismo, José Ramón Granero, además Ibar Esteban Pérez Corradi y los hermanos Máximo Rito y Miguel Ángel Zacarías.

Fuentes judiciales informaron que en el requerimiento de más de 70 carillas, el fiscal también pidió que vaya a juicio Gabriel Yusef Abboud, exdirector de Planificación y Control del Tráfico Ilícito de Drogas y Precursores Químicos y exsubsecretario técnico de Planeamiento y Control del Narcotráfico de la Sedronar.

El único detenido por el momento es Pérez Corradi, quien permaneció prófugo hasta que el año pasado fue extraditado desde el Paraguay y a quien además se lo investiga por el triple crimen de General Rodríguez, aunque por el momento cuenta con falta de mérito.

La acusación alcanza al aún sindicado como autor intelectual del Triple Crimen de General Rodríguez como partícipe de ese negocio en el que también se encontraban Sebastián Forza, Damián Ferrón y Leopoldo Bina hasta que los hermanos Lanatta y Schillaci los asesinaron a sangre fría alrededor del 13 de agosto del 2008.

Para Zoni existía una "ausencia de control absoluta respecto de la comercialización de precursores químicos, desoyendo la normativa aplicable, circunstancia que evidentemente no era desconocida por los funcionarios a cargo de dirigir la SEDRONAR, quienes no demostraban tener intenciones de modificar tal situación".

En este marco, consideró: "Resulta indispensable referir que durante el trámite de este expediente se pudo verificar que la Sedronar en aquellos años nunca conoció ni intentó conocer las necesidades lícitas de las sustancias químicas controladas".

"Se ha comprobado que Pérez Corradi comercializó una gran cantidad de kilos de efedrina valiéndose de la firma Masterfarm", consignó Zoni y sostuvo que aquel era "el verdadero dueño de la compañía" que estaba a nombre del indigente Jorge Ochoa. Sin embargo, la jueza aún no terminó la investigación sobre el apoyo que sectores de la SIDE, la Policía Federal y la Aduana le dieron a semejante operativo de importación de efedrina para su exportación a México, donde la convertían en metanfetaminas con destino a EE.UU.