El peor final: Emanuel tiene muerte cerebral

El incidente ocurrió durante el entretiempo en el clásico de la ciudad de Córdoba ciudad a unos 700 kilómetros al noroeste de Buenos Aires

El incidente ocurrió durante el entretiempo en el clásico de la ciudad de Córdoba ciudad a unos 700 kilómetros al noroeste de Buenos Aires

Aficionados del club Belgrano de Córdoba arrojaron a un joven que se encontraba en el estadio disfrutando del partido del club y Talleres en Argentina.

Ratificó que se está buscando a Gómez como "instigador" y recordó que fue autor de un "homicidio culposo" contra Mauricio Balbo, hermano del hincha internado en grave estado, durante una "picada" de autos en 2012, por lo cual está "esperando el juicio en libertad".

Raúl Balbo, padre de la víctima, explicó que Raúl se encontró en la tribuna del estadio con Oscar Gómez, acusado de atropellar y matar hace cuatro años a otro de sus hijos, que entonces tenía 14 años. Un rato antes, Belgrano, club del que era hincha Balbo e institución organizadora del evento en el que se produjo el incidente, repudió el hecho y avisó que se ponía a disposición de la Justicia.

Buenos Aires, Argentina Oscar "Sapito" Gómez se entregó este lunes a las autoridades policiales tras ser señalado como el responsable de la muerte del aficionado de Belgrano, Emanuel Balbo, tras lanzarlo desde las tribunas del estadio Mario Alberto Kempes, mientras se disputaba el clásico entre Belgrano y Talleres.

"En vez de (Óscar) defenderse solo, incitó a la violencia con todos los amigos que tenía ahí agrediendo a mi hijo". Empezaron a pegarle y hacerle lo que le hicieron. Gómez llamó a todos los amigos y dijo: 'Tírenlo a este que es hincha de Talleres'.

La fiscal del caso, Liliana Sánchez, confirmó que se investiga la hipótesis sostenida por el padre y que ya hay cinco detenidos, con Gómez, uno de ellos menor de edad, por "homicidio agravado".

Testigos indicaron que Balbo quiso escapar del foco de conflicto pero fue golpeado y empujado hacia una de las bocas de salida y que cayó desde una altura de aproximadamente tres metros. "Después, en el entretiempo, Balbo peleó con otros hinchas y fueron ellos quienes lo tiraron, mi cliente no estaba", sostuvo Picco.