Corea del Norte no descarta una "guerra total" — Crece la tensión

El vicepresidente de EE.UU. Abril 17 de 2017.

El vicepresidente de EEUU, Mike Pence, abogó hoy por someter a Corea del Norte a "más presión y aislamiento", aunque sin descartar "otras opciones" y tras haber recordado los bombardeos en Siria y Afganistán como advertencia a Pyongyang.

Haciendo referencia al cuarto de siglo transcurrido desde la primera vez que Washington se enfrentó a Corea del Norte por sus intentos de fabricar armas nucleares, Pence dijo que "la era de la paciencia estratégica se acabó".

"El presidente Trump ha dejado claro que la paciencia de Estados Unidos y nuestros aliados en esta región se ha agotado y queremos ver cambios".

El ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, sostuvo al respecto que Moscú no puede aceptar las "acciones nucleares imprudentes" de Corea del Norte, aunque confió en que los Estados Unidos no actuarán de manera unilateral contra Pionyang.

"Si EE.UU.se atreve a optar por una acción militar (.), la República Popular Democrática de Corea (RPDC) está lista para reaccionar a cualquier tipo de guerra que desee EE.UU.", aseguró el embajador adjunto del país ante la ONU, Kim In Ryong, en una conferencia de prensa en la sede de Naciones Unidas.

El número dos de la administración estadounidense advirtió también a Pyongyang que ante cualquier ataque, convencional o nuclear, responderá con una arrasadora y efectiva respuesta.

La Zona Desmilitarizada es una franja de territorio minado de cuatro kilómetros de ancho, con barreras de alambre de púas, que se extiende través de la península coreana y es resguardada por soldados en ambos lados de la frontera.

Mientras Pence, vestido con una chaqueta cazadora bomber de color marrón era informado cerca de la línea de demarcación militar, dos soldados norcoreanos lo observaban en la distancia y uno de ellos tomó fotos del visitante estadounidense.

"El problema debe ser solucionado", dijo Donald Trump, presidente de Estados Unidos a reporteros en la Casa Blanca el jueves pasado y este domingo el país asiático lanzó -sin éxito- un misil.

El viaje de Pence a Japón continuará mañana con un visita a la base marítima de las Fuerzas de Auto Defensa niponas (Ejército) de Yokosuka, al sudoeste de Tokio, desde donde Japón y EEUU han dirigido maniobras militares conjuntas y donde está estacionado permanentemente el portaaviones estadounidense USS Ronald Reagan.